Julio Cortázar, biografía y frases célebres

0
146

Julio Cortázar fue un reconocido escritor argentino que nació “accidentalmente” en Bruselas en 1914, puesto que, en el momento de su nacimiento, su padre trabajaba como funcionario de la embajada de Argentina en Bélgica, y desempeñaba el cargo de agregado comercial.

Hacia finales de la Primera Guerra Mundial, su familia logró emigrar a Suiza y de allí, poco tiempo más tarde a Barcelona, donde vivieron un año y medio.

Cuando Cortázar tenía sólo cuatro años, regresó a Argentina junto a sus padres, y allí vivió el resto de su infancia junto a su madre, su tía y su hermana.

Durante su juventud, realizó estudios de Letras y de Magisterio y trabajó como docente en varias ciudades del interior de Argentina. Sin embargo, se destacó ampliamente como escritor desde muy temprana edad. Su libro más famoso se llamó: “Rayuela”, el cual, conmocionó el panorama cultural de su tiempo y marcó un hito inevitable dentro de la narrativa contemporánea.

El 12 de febrero de 1984 murió en París a causa de una leucemia. Julio Cortázar fue uno de los escritores argentinos más importantes de todos los tiempos.

En este post te dejaré algunas frases extraídas de sus novelas y poemas que a mí más me gustan:

“Hay ausencias que representan un verdadero triunfo”, Rayuela (1963)

“Si te caes, te levanto. Y sino me acuesto contigo”, Rayuela (1963)

“Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”, Rayuela (1963)

“Hasta lo inesperado acaba en costumbre cuando se ha aprendido a soportar”, Todos los fuegos del fuego (1966)

“Estoy tan solo como este gato, y mucho más solo porque lo sé y él no”, Las armas secretas (1959).

“No se trata de escribir para los demás sino para uno mismo, pero uno mismo tiene que ser también los demás”, Un tal Lucas (1979)

“Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos”, Rayuela (1963)

“La verdad que no me importa si no entiendo a las mujeres, lo único que vale la pena es que lo quieran a uno. Si están nerviosas, si se hacen problema por cualquier macana, bueno nena, ya está, deme un beso y se acabó”, Todos los fuegos del fuego (1966)

“Nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua”, Rayuela (1963)

“La sed está antes que la saciedad y vale mucho más”, 62/Modelo para armar (1968)

“Porque sin buscarte, te ando encontrando por todos lados, principalmente cuando cierro los ojos”, Rayuela (1963)

“No fuiste el amor de mi vida, ni de mis días, ni de mi momento. Pero te quise y te quiero, aunque estemos destinados a no ser”, Rayuela (1963)